La piratería marítima: un fenómeno de índole regional y alcance global

pirateria maritima

A pesar de que se concentra principalmente en varias regiones, la piratería marítima sigue constituyendo hoy en día una amenaza que afecta a toda la sociedad internacional, en tanto en cuanto repercute directamente en el transporte marítimo, que representa el 90% del total del comercio internacional. Por tanto, la cooperación en materia de seguridad debería ser el camino a seguir en la lucha contra este fenómeno, y el éxito en la contención de la piratería en las costas somalíes debe inspirar futuras acciones en otras zonas donde la piratería es una amenaza constante, como el golfo de Guinea o el Sudeste Asiático. En Asercomex Logistics te explicamos este fenómeno.

 

El impacto de la piratería marítima

La piratería constituye una de las amenazas más antiguas para la seguridad marítima internacional. A lo largo de los siglos, su incidencia se ha hecho notar en las rutas con mayor tráfico de barcos y en las que el botín resultaba más prometedor.

En nuestra época, el fenómeno no solo no ha desparecido, sino que en las últimas dos décadas hemos asistido a su ascensión. En el contexto de una sociedad internacional cada vez más interdependiente, la piratería marítima se ha visto dinamizada por el auge de los intercambios comerciales que ha llevado a que el transporte marítimo se erigiese como un motor fundamental de la globalización. Así, en este proceso ha resultado clave la inserción en la economía global de las naciones africanas, latinoamericanas y, muy especialmente, asiáticas, hasta el punto de convertirse estas últimas en el verdadero centro neurálgico del comercio internacional

Son precisamente los países en vías de desarrollo los más propensos a que la piratería se instale en sus mares. Estos acaparan las regiones a las que ha quedado delimitada la amenaza actualmente: el Sudeste Asiático, las aguas del Cuerno de África y Oriente Medio, el golfo de Guinea, los mares del subcontinente indio y en menor medida, Sudamérica. A pesar de que se concentra en estos focos, la incidencia de la piratería trasciende el ámbito meramente regional, dado que afecta directamente al comercio internacional y, por ende, a la economía mundial

No es de extrañar, por tanto, que el fenómeno genere una gran preocupación a nivel internacional y que cada vez sea más frecuente la cooperación en materia de seguridad entre estados para contener la amenaza. No obstante, la heterogeneidad y volatilidad del fenómeno lo dota de una mayor complejidad a la hora de abordarlo y establecer estrategias para combatirlo.

pirateria maritima

¿Qué se considera piratería marítima?

Constituye piratería cualquiera de los actos siguientes:

1. Todo acto ilegal de violencia o de detención o todo acto de depredación cometidos con un propósito personal por la tripulación o los pasajeros de un buque privado o de una aeronave privada y dirigidos:

a) Contra un buque o una aeronave en la alta mar o contra personas o bienes a bordo de ellos.

b) Contra un buque o una aeronave, personas o bienes que se encuentren en un lugar no sometido a la jurisdicción de ningún Estado.

2. Todo acto de participación voluntaria en la utilización de un buque o de una aeronave, cuando el que lo realice tenga conocimiento de hechos que den a dicho buque o aeronave el carácter de buque o aeronave pirata.

3. Todo acto que tenga por objeto incitar a los actos definidos en el apartado a) o en el apartado b) o facilitarlos intencionalmente.

Esta definición es usada por la Organización Marítima Internacional en su “Código de prácticas para la investigación de los delitos de piratería y robo a mano armada perpetrados contra los buques”. En este documento se añade el concepto de “robo a mano armada contra los buques”, que se define de la siguiente manera:

1. Todo acto ilícito de violencia o de detención, o cualquiera acto de depredación o de amenaza de depredación, que no sean actos de piratería, cometidos con un propósito personal y dirigidos contra un buque o contra personas o bienes a bordo de éste, dentro de las aguas interiores, aguas archipelágicas y mar territorial de un Estado.

2. Todo acto que tenga por objeto incitar a los actos definidos anteriormente o facilitarlos intencionalmente.

Este concepto complementa la definición de piratería, que menciona las agresiones en alta mar, pero no hace referencia a las cometidas en aguas territoriales.

 

¿Por qué no se denuncia la piratería marítima?

Según datos obtenidos por la Oficina Marítima Internacional (IBM por sus siglas en inglés: International Marítima Bureau), estiman que alrededor de la mitad de los casos de piratería y robo a mano armada no son denunciados por las víctimas y, por tanto, no quedan registrados en sus informes.

Existen varias razones por las que se prefiere no informar de un ataque:

  • Una de ellas es las demoras que pueden provocar las investigaciones que siguen a los incidentes, de las que son objeto el barco agredido y su tripulación. Dichas demoras pueden acarrear costes para las empresas que transportan mercancía en el barco.
  • Además, algunos marineros entienden que informar de los incidentes resulta perjudicial, puesto que se puede tornar en mala publicidad para el barco, la compañía naviera o el puerto en el que se haya producido un abordaje.

pirateria maritima

Conclusiones finales sobre la piratería

La amenaza de la piratería marítima sigue muy latente en diversas regiones del planeta. Ésta suele emanar de países emergentes y se ceba especialmente con aquellos en vías de desarrollo que no disfrutan de estructuras de seguridad consolidadas para hacerle frente.

En primer lugar, entre sus fronteras se generan organizaciones criminales que dan lugar a la aparición de piratas y a las conexiones de éstos con redes de crimen organizado.

En segundo, estos países no disponen de medios suficientes para evitar los ataques piratas y los robos armados en puertos.

Tercero, la capacidad para perseguir y procesar a los delincuentes es a menudo limitada. El dramático círculo vicioso que se genera amenaza a la estabilidad de los países afectados, y para su erradicación son precisas unas estructuras portuarias adecuadas, organizaciones de seguridad eficaces y especialmente, mecanismos de colaboración a nivel regional e internacional.

Hemos visto que el fenómeno de la piratería marítima merece una mayor implicación de la comunidad internacional considerando que su impacto trasciende al ámbito global: los efectos que acarrea para el comercio internacional se traducen en pérdidas millonarias para la economía mundial.

Se antoja por tanto necesario adoptar medidas conjuntas que se adecúen a la naturaleza que adquiere la problemática en las distintas áreas donde incide con mayor fuerza. La sensibilización ante la piratería de los últimos años a raíz de la emergencia del fenómeno en las costas somalíes está dando sus frutos en términos cuantitativos, puesto que, desde entonces el número de incidentes registrados en el mundo continua a la baja, si bien debe imperar la cautela ante cualquier cifra positiva: queda mucho camino por recorrer en la lucha contra la piratería marítima.

Leave a Reply

Your email address will not be published.